¿Debo hablar con mi médico?

No siempre es fácil hablar con su médico, ¿o sí? Las emociones intensificadas que estuvo sintiendo a causa de su enrojecimiento facial de pronto pueden parecer un poco tontas cuando esté sentado tranquilamente en la sala de espera.

Pero confíe en nosotros, realmente puede valer la pena tener la conversación. Piense en los fuertes sentimientos que ha tenido hacia el enrojecimiento facial recientemente. ¿Ha pasado por situaciones sociales difíciles?, ¿o incidentes en el trabajo? Ahora piense en qué relajado y calmado se sentiría si esos sentimientos desaparecieran.

Es importante saber que entre más información pueda proporcionarle al médico, mejor será. Asegúrese de explicar no solo los aspectos emocionales, sino también todos los síntomas físicos que ha estado experimentando. Esto es con el fin de llegar al diagnóstico correcto, su médico necesita unir todas las piezas del rompecabezas del enrojecimiento facial.